lunes, 28 de diciembre de 2015






























Tus Heridas

No permitas que tus heridas
ganen la batalla y lleguen
a lastimar tu corazón,
ni permitas que el dolor

te transforme en lo que no eres.

Estaré a tu lado incluso
cuando llueva en tu alma
y te nubles por dentro,
cuando la angustia sea tu único traje
Y el miedo tu alimento al alcance de la mano.

Me duelen tus heridas, las de tu piel
y las de tu alma que guardan secretos.
Me lastiman tus recuerdos que no son míos
pero que hieren tus ojos con destellos de mar.

Tu fuerza puede con todo
sanaras tus heridas aún
la más profundas, eso es tan real
como las estrellas que brillan en tu noche
y el aire que respiras cada día dándote vida.

Si pudiera detener el tiempo o retrosederlo
como una pluma que vuela en un soplido.
Volver a destino, a inicio de tu camino
En mis manos… en las tuyas
habría abrazos diseñando cielos.

Curar tus heridas no es fácil
pero hay un camino y un destino
seguir la luna, un sueño, un delirio
la locura, loca que abriga tu corazón.
Seguir la luz que está en cada
ilusión y en cada palabra de amor.

Creo en el poder de tu razón,
capaz de suturar tus propias heridas
alentar mis sueños y crear melodías
en mi corazón.

Entonces que dirás a esto? Si Dios está
en vos a quién temerás?



VALENTINA LANDA.
DERECHOS RESERVADOS DE AUTOR