domingo, 29 de diciembre de 2013

Llueve

Llueve y bajo mi colchón no hay centavos
solo un elástico mugroso
y un montón de cadáveres míos
los limpios, los sucios todos míos.

Caen pájaros a mi alrededor
no sé si podre entenderte
no sé si sabrás entender
que nada es trágico ya.

Vuelo hacia el sur,
cuando solo debo ir al este
alejando  de ti mi imagen
para que puedas ser.

Sale el sol mas no lo veo
solo busco tus ojos en el cielo,
si yo te eche, yo te salve,
de mi pequeña y vil existencia.



Porque, entonces te busco,
Sin saber para qué o por que
es que como para este poema
no encuentro un buen final.




















Diego Hernán Raquita
29-12-2013 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 20

sábado, 21 de diciembre de 2013

Mis ojos

Mis ojos se cierran sin tomar en cuenta
todo aquello que paso durante el día, bajo el sol,
sin contarle a mi nariz que el hedor es solo
 la soledad que se presenta en mi rincón.

Miro por sobre mi hombro
tratando de encontrarme
mientras una lejana luz entra
por un agujero a mi alma.

No veo el rostro de la mañana,
ni tampoco deseo verlo,
mejor  sería  permanecer
En la obscuridad de la noche.

Como todo en mí,  estas letras
también son inconclusas,
como terminar algo que jamás comenzó
como ser algo que nunca estuvo en mí.

Mis ojos se abren  esperando no ser
todo aquello que me enseñaron,
creyendo fervientemente estar listo
para seguir la luz que me lleve por mi camino.































Diego Hernán Raquita
21-12-2013 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 2012.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-





miércoles, 11 de diciembre de 2013

Cambio

Cambio la angustia de mi cuerpo
por el simple dolor de mi alma,
ya que hoy  mi cuerpo no existe
mi alma es la sombra de lo que fue.

Veo que tu cara no me comprende
aunque tu corazón estira sus brazos
llamando al mío para curarlo
más no me consuela sin Lágrimas.

Intento arrancar de mis ojos el silencio
de poner en mis oídos  tus palabras
pero ya las he olvidado junto a tu voz
junto a las ganas de ser  escuchado por vos.

Dejo a mi derecha bailar con la pluma
escribiendo en las hojas sucias
estas limpias y sinceras palabras
esta mancha que sale de mi armonía.

Cambio mi camino abandonando
todo lo que traía, entrando virgen
y sin penas en el nuevo camino,
aunque me cueste la vida lo caminaré.

Por eso  si me ves triste o cabizbajo
no te acerques déjame seguir,
pero si me ves fuerte y alegre
ven toma mi mano y recorre conmigo.















Diego Hernán Raquita
11-12-2013 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 2012.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-


viernes, 6 de diciembre de 2013

Hoy


Hoy no seré yo,
quizás sea una gran persona,
tal vez un cruel ladrón
o el perfecto asesino de tu corazón.


Hoy no sentiré dolor,
pero no tomare remedios,
ni me concentrare en mi paz,
solo no sentiré dolor.


Hoy no caminare calzado
pisare las nubes de un hermoso cielo,
hasta llegar a ese lugar soñado
donde no existe el rencor.


Hoy no seré yo,
quizás sea un gran inventor,
tal vez un vulgar estafador,
o el perfecto destructor de tu razón.


Hoy no podrás verme ni escucharme,
ni olerme, solo podrás sentirme
como a un ente dando golpes,
en el centro de tu corazón.


Hoy cuando despiertes,
no me llames, no me busques,
solo recuerda me cantando
y llenando tus lagrimas de amor.

























Diego Hernán Raquita
06-12-2013 Buenos Aires, Argentina

COPYRIGTH 2012.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-

martes, 3 de diciembre de 2013

Escribir


Tan fácil escribir con el corazón
vertiendo el alma en cada letra
dejando en cada verso el suspiro
necesario para poder seguir vivo.


Tan difícil poder leer y entender
las letras vertidas por mi corazón
sin medir el dolor, el descontrol de
mi alma salvajemente abandonada.


Pasa un pollo volando cargado de billetes
que no deja en mi mas que preguntas
llegando al mas bajo de mis instintos,
sin entender que mañana estaré igual.


Un regalo tan impropio
como una palabra mal puesta
una soledad tan regalada
como el desalojo por un desconocido.


Tan fácil matar tu corazón
como olvidar tu alma
por una infinidad de segundos
invertidos en un mar de lagrimas.


Tan difícil volver a ser humano
viniendo desde lo mas bajo
de la perversión insana de ser
solo aquello que quiero ser.


Pasa una caja repleta de nada
que no ocupa mas espacio
que el de un ataúd lleno
de recuerdos que nunca tuve.


Una exigencia tan hostil como la
de ser lo que jamás quise ser,
estudiar, trabajar, casarte, pero
nunca la de ser yo y mis letras.


Pero el momento llego aunque sea fácil escribir y
difícil entender, estoy con mis letras y no importan
ni los pollos llenos, ni las cajas vacías, ni los recuerdos
que no tuve, solo yo mis letras y mi amor a P.B.


Y entonces hoy, soy, no tengo, solo soy.
















Diego Hernán Raquita
04-12-2013 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 2012.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-