martes, 17 de noviembre de 2015


No hay

No hay un por qué
para la brisa fría
que hiere la piel,
ni para el absurdo dolor

ni el llanto, ni la tristeza
que viste la cara
ante la falsa mentira.

No hay por qué para
los silencios que piden verdad,
para los ojos que inocentes mienten,
para una voz que calla lo que se debe decir.

No hay por qué
para los sentimientos
cambiados, sentidos, equivocados
desesperados ahogando el corazón.

No hay por qué
para cambiar la verdad
gritar sin sentido para ser oído,
para un amor frustrado, añorado
y esclavizado sin verdad.

No hay porque para escuchar, para entender
Si el por qué no lo grita tu voz!
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Valentina Landa
DERECHOS RESERVADOS DE AUTOR 2015