lunes, 7 de noviembre de 2016

Te encontré

Como si nunca hubiese
sabido nada de vos,
sin embargo, salimos
del mismo vientre.

Años de incomprensión
de creer en lo que decía
un fantasma inútil
hasta para amar.

Me convertí en un viejo
sin ánimos ni fábulas,
en una canción desesperada
que se llena de melodías inconclusas. 

Llegaste y vi tu Grandeza
vi el ejemplo que siempre
necesite en mí, 
entendí...

Entendí que me lo perdí
que es muy difícil recuperar
intento... sin saber cómo.

Pero me sigo hundiendo
en esta agonía que acepte
por necesidad e idiotez.

Vos ahí como el mástil
que sostiene mi bandera,
me ínsita a seguir 
en el viento para no 
quedar atrapado aquí.

Cuando veo mi mundo
entiendo mis errores,
alguno de mis aciertos
y sé lo que debo hacer.

Diego Hernán Raquita
08 de Noviembre de 2016
derechos reservados.