domingo, 5 de junio de 2016

Otra

Otra despedida sin despedirnos,
son dos tres cuatro por día,
son una eternidad en mi silencio.

Es que en mi sueño, siempre 
tu voz recita las letras que
salen de nuestras alma.

El dolor vuelve a mi cuerpo
de esa manera intensa 
que nubla mis sentidos.

Pero llega  tú voz, tu alegría, 
mi mente  olvida, mi alma
toma tu dulce melodí­a
y abrazada por tu alma se duerme.

Mi sueño entones, 
camina el mundo sin dolor,
la mañana se abalanza sobre mi, 
mientras  las luces despliegan la espera.

Espera colmada de vos,
de tu increíble e indómito
vuelo sobre un ser 
ilusionado con tu alma en el.
Diego Hernán Raquita 06-06-2016 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 2016.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-