miércoles, 2 de septiembre de 2015


Desnuda
Estoy vestida con mi mejor traje
el de la piel con la que nací,
perdida voy en la noche más clara,
llevo estrellas en mis ojos

y jazmines nocturnos en mi pelo.

Solo me miro en los espejos del alma
y veo la estrecha desnudez
que fielmente me acompaña.
Mi cuerpo se refleja
en las escarchas del tiempo
marañas de emociones
lo contienen y lo abrigan.
Mi hoy hecha rices en
mi ayer invasivo y terco.

Mi espíritu empuja desde el centro
fugaz, escurridizo, que en arranque decidido
abandona su refugio vuela y se envuelve
en la desnudez que lo espera.

Desnudez arrancada con madurez intrépida
que muestra la geografía de lo que con pudor
se oculta, secretamente adentro
pero temblorosamente descubierta en el afuera

Malhechora de mi incertidumbre,
de cada centímetro de aire que eriza la piel,
que embriaga en la humedad de la tormenta
que encelada escucho en la escases del momento.

M i desnudez extiende las manos
hacia lo infinito de tu ser
frágil eslabón que se tensa y desafía
desde mis entrañas ocultas en misterios.

Mis ojos desnudos de todo
miran al cielo en el umbral de la inmensidad oculta
de la desnudez que viste los mejores sentimientos.
esos que son mi abrigo más cierto.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


Valentina Landa- San Juan- Argentina
Derechos Reservados de Autor 2015