miércoles, 22 de enero de 2014

La hoja


Clavo mis ojos en la blanca hoja
mas no puedo grabarlos en ella,
intento refregándole mi mirada
pero solo su blancura queda.


Hoy luego de una larga vida,
creo comprender que no puedo
entrar en ella, no puedo ser ella
pero puedo compartirle mis letras.


Maestros por doquier, enseñando,
o creyendo hacerlo, sin ver,
sin entender que todo sale,
todo proviene de ella, la hoja.


Vuelvo, la enfrento, recordando
cada palabra de mis maestros,
todos los discursos, todas los consejos,
mientras ella ríe tras su bello silencio.


Otra noche decidiendo como,
la veo, sé que me mira... espera
que apoye mi pluma llena de sangre
y comience a escribir mis letras en ella.


Entonces sale de ella la musa
mi musa esa que siempre me enseña
el largo y bello camino convirtiendo
mis lagrimas y mis risas en letras.




















Diego Hernán Raquita
22-01-2014 Buenos Aires, Argentina

COPYRIGTH 2014.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-

viernes, 17 de enero de 2014

Amanecer


Un amanecer torturado por tus ojos
que desde el cielo me llaman,
me piden que salga al día
en el centro de mi propio temor.


Salgo al sol, sin anteojos,
ni gorro protector,
solo con mi alma
y mi corazón sin voz.


Un corazón silencioso
acallado por la triste
realidad de ser uno mas
entre tantos corazones simples.


Libero mi alma que limpia el camino
solo dejando los rastros de tus pisadas
para que mis ojos puedan seguirlas
y encontrar la felicidad al final del recorrido.


Esquivo las tormentas de la mañana
hundiéndome en el calor del mediodía
para cruzar la soleada tarde pegado
a la ilusión de llegar a la noche metido en vos.


Mi alma abraza a mi corazón así
juntos vuelven a mí dándome
el poder para entrar en ti
para ser de nuevo un hombre feliz.
























Diego Hernán Raquita
17-01-2014 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 2014.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-


lunes, 6 de enero de 2014

Caparazón

Rompo a golpes el caparazón
en el que me encerraron desde
mi primer segundo de vida
eres, debes ser, tienes que hacer.

Fuera de la impuesta prisión
soy el peor, el vago, el enfermo,
el que nunca entendió, pero soy
eso que siempre soñé…yo.

Me agarro de la nada misma
para seguir, porque nada tengo
pero  todo lo soy, todo lo siento
aun cuando no me veas estoy.

Veo a los carceleros reconstruyendo
Con todo su poder ese horrible caparazón
Les grito, los amenazo pero no me ven
No me escuchan solo siguen y siguen.

Despierto me veo en mi nueva vida
te veo a mi lado, convierto el sol
en mi estrella y me alejo de todo
aquello que me encierra en el dolor.














Diego Hernán Raquita
06-01-2014 Buenos Aires, Argentina

COPYRIGTH 2012.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-