miércoles, 22 de enero de 2014

La hoja


Clavo mis ojos en la blanca hoja
mas no puedo grabarlos en ella,
intento refregándole mi mirada
pero solo su blancura queda.


Hoy luego de una larga vida,
creo comprender que no puedo
entrar en ella, no puedo ser ella
pero puedo compartirle mis letras.


Maestros por doquier, enseñando,
o creyendo hacerlo, sin ver,
sin entender que todo sale,
todo proviene de ella, la hoja.


Vuelvo, la enfrento, recordando
cada palabra de mis maestros,
todos los discursos, todas los consejos,
mientras ella ríe tras su bello silencio.


Otra noche decidiendo como,
la veo, sé que me mira... espera
que apoye mi pluma llena de sangre
y comience a escribir mis letras en ella.


Entonces sale de ella la musa
mi musa esa que siempre me enseña
el largo y bello camino convirtiendo
mis lagrimas y mis risas en letras.




















Diego Hernán Raquita
22-01-2014 Buenos Aires, Argentina

COPYRIGTH 2014.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-