domingo, 29 de junio de 2014

Poema XXIX


Salgo una vez más al mundo
sin protección, sin armadura,
los bolsillos secos
el paso cansino.

Choco contra mil paredes
caigo en un sinfín de pozos
pero sigo y sigo nunca
me doy por vencido.

Los dolores atraviesan
mis sentidos sin razón
solo para hacerme más
tortuoso el camino.

Escondo mi rostro
del gentío indigno
solo espero no ser visto
ni oído por el mundo vivo.

Segundos, horas, meses, años,
toda una vida esperando
encontrar tus alas para
que me lleven al paraíso.

En un mensaje inocuo
sin destino, apareció tu voz
que lleno mi vida de paz
y colmo de amor mi camino.

Ahora tengo de armadura
tu corazón y de guía tu amor,
mientras tu voz cura mis heridas
y tu alma enaltece la mía.

Solo espero que tu cuerpo
aterrice a mi lado y me dé
el fuego de la pasión
la felicidad eterna de tu amor.






















Diego Hernán Raquita
29-06-2014 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 2012.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-