miércoles, 31 de agosto de 2016

Ganas. 

Me dieron ganas de ser brisa, simple 
de estar arriba en el cielo azul,
suspendida sin peso, en la nada 
con los ojos cerrados pensando en ti
gritando al universo tu nombre.


Ganas.
Me dieron ganas de ser dueña de los silencios,
los tuyos, los míos los que se acallan.
De esos misterios suspendidos vivamente
ahí casi en el vacío del alma dormida,
con susurros de loca inconsciencia.


Ganas.
Me dieron ganas de contemplar tus ojos
para ver tu corazón que ya conozco,
de colarme en tu sangre y vestirme de rojo.
Acariciar tu cuerpo, imaginar tus sueños
cuidar tu luna, atrapar tus estrellas de a una.


Ganas.
Me dieron ganas de ser parte de tu cielo,
perderme en el aire de tu amor eterno
y ser golondrina anidando en tus besos.
De ser un susurro, un eco, una voz
que abra tus puertas de amor.


Ganas.
Tengo ganas de anclar contigo
en la misma vida, en el mismo sueño
bajo la misma estrella
y en la luna reflejada al caminar.
De quedarme quieta bajo la lluvia
de vivir de ilusiones siendo feliz.

Valentina Landa
Derechos Reservados de Autor