sábado, 29 de agosto de 2015

Saberte

Despertar sabiéndote en mi vida
sintiendo que mil kilómetros
no son suficientes para abatirme.

Vivir el día imaginando tu llegada
arrancando mi dolor, tomando mi sueños
haciéndolos eternos, perfectos.

Desquiciado, loco, raro, poeta,
descripciones únicas para un amor
tan profundo como leal.

Canto mis mil canciones
con la alegría del que se
sabe amado, cuidado, e tendido.

Llega la noche, nuestra noche
solo interrumpida por la necesidad
de un descanso compartido en el sueño.

Mi sueño, escuchar en mi oído
eso que aunque sabe le enseñe
en la lengua del alma.

Desde mi nube veo el mundo
mírarme sin entender como un
siglo de distancia me da la paz.

Paz que se torna en felicidad
y convierte mi vocabulario en
dos únicas palabras.






















Diego Hernán Raquita
27-08-2015 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 2015.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-