martes, 7 de agosto de 2012


Viviré.

Calando mi corazón sin entender porque,
solo hundiendo el cincel que corta y lastima,
desgarra y carcome, invade y perturba,
dejándolo sin ganas de pelear por vivir.

Horada mi alma lenta pero implacable,
solo girando dentro de ella con todo el filo
romo y mellado, pero decidido y certero
dejándola sin tiempo para vivir.

Hiende mi cuerpo surcándolo libremente,
como un rompehielos que ingresa solo
hiriendo y destruyendo lo logrado
dejándolo sin una razón para vivir.  

Empapa mi cerebro con el aroma de su maldad
solo girando en torno de el y machacándolo
con toda la bronca y la perversión  que trata
de dejarlo sin respuestas para seguir vivo.

Más hoy solo dejare que sepas mi nombre,
no veras mi cuerpo, no serás parte de mis recuerdos,
no oirás mi alma, ni sentirás el latir de mi corazón.
porque sacare fuerzas del amor para seguir vivo.