sábado, 4 de agosto de 2012

Pequeño lugar.

En un lugar tan pequeño
que apenas cabe mi corazón.
Mi alma cierra la puerta,
dejando afuera y olvidado
a mi cerebro y sus angustias.

Mi cuerpo desde afuera
grita y aporrea la puerta
mas mi corazón no lo escucha,
mi alma no le presta atención
lo dejan olvidado, sin amor.

El cerebro intenta no llorar mas
arrancarse de cuajo el dolor.
quiere ser aceptado  nuevamente,
liberarse de las ataduras de su
terrible y solitaria infancia.

Pero el dolor lo tiene incrustado
en su raíz, en su esencia.
El alma camina alrededor,
trata de mostrarle el camino
de enseñarle a se feliz.

En un lugar tan pequeño que solo
una lagrima lo convierte en infierno
vive mi corazón, solo,
sin alma que lo sostenga,
ni cuerpo que lo contenga.