viernes, 10 de agosto de 2012


Una mañana.

Una mañana gris, húmeda,
llena de sol mi corazón que
solo espera abrazar tus
labios con la fuerza idílica
de este perpetuo amor.

Unas pocas horas nos separan
solo un instante en el tiempo,
eterna espera que nos lleva
a la mas profundo e irracional
hoguera de pasión encerrada.

llega la hora y el día se convierte
en paraíso y el amor se transforma
en un todo, en un hermoso
agujero en la horrible y tediosa
rutina del que espera, siempre espera.

Un trío de descargas logradas
por la increíble belleza de tus ojos
al mimarme, por la infinita entrega
de tu alma al besarme, por la maravillosa
presencia de tu vida en la mía.

Diego Hernán Raquita
10-08-2012 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 2012.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-