viernes, 29 de enero de 2016

Olas Difíciles





















En desgarrados gritos de sal

llegan las olas bravías que
con fuerza inesperada socaban
el alma fría con vendavales
de espuma llegan a calmar heridas
barriendo el dolor de arena
que lacera la razón perdida.

Olas difíciles en el vaivén
de la vida de por sí ya son bravías
cegadoras de la luz perdida,
por eso busco el silencio en mi
apenumbrada vida para encontrar
entre las olas esa paz que ya no es mía
y así bañarme en la orilla mirando
al sol que me esquiva.

Olas difíciles sin forma un mar,
un cuerpo sin viento, ni cielo con olas
que hieren desoladoras, mar nocturno sin sueño,
sin espuma es los labios abiertas olas que van
y vienen sentimientos nuevos entre ellas
conociéndose apartándose y uniéndose
en un eterno vaivén de ilusión y desesperanza.

Olas difíciles con dolores,
eres tú el mar, sangre,
sal y agua sanadora y no lo sabes,
corazón que late con fuerza,
con la fuerza de las olas No lo sientes?

Acalla como el mar que duerme
en la orilla tu ansiedad constante
y tu afán de partida en tu horizonte de mar,
en tus olas difíciles en las huellas que deja
en tu corazón también está la vida
sorteando tus olas difíciles.

Valentina Landa