martes, 3 de noviembre de 2015

Epitafio: te amo

Una única frase cayendo
desde mi boca a corazón
mi alma la mira, la esquiva
queda golpeando la salida.

La frase se abandona
al olvido eterno
pero porque si la vida
ya termina.

No la digo, la olvido,
todo se va, todo muere,
ella queda ahí sola
sin haber sido dicha.

Mi alma se eleva, me deja,
mi corazón se detiene,
mi razones ya no existen
pero ella sigue ahí, sola.

Por eso en mi lapida
sola ella se grabo
sin saber para quien,
sin saber por que.


















Diego Hernán Raquita
26-10-2015 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 2012.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-