viernes, 13 de febrero de 2015


Nada

Llegar como una nada
a la nada misma
ser una sombra
sin cuerpo ni hogar.

Ocupar mi tiempo en nada
porque la nada misma soy

Salgo de mí caparazón
y me meto en la noche,

Camino la noche
desde la luna
hasta tu estrella
me pierdo en ella.

Elevo mis piernas
para no pisar más
este suelo maldito.

Que nunca me llevo,
que nunca me trajo
que solo me lastima,

Como una bruma matinal
paso sobre todos, los miro,
los toco, pero nunca me ven,
pero nunca me sienten.

Entonces me elevo
por sobre el sol.

Dejo que queme
mis heridas.

Caigo a lo más profundo
del abismo,
de mi abismo,
de mi vida.




























Diego Hernán Raquita
04-02-2015 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 2014.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-