lunes, 9 de junio de 2014

Poema  XXVII

Otra caminata por medio del averno,
solo guiado por la hermosa ilusión de conocerte,
como soy solo un espíritu vagando
no puedo mas que soñar con verte de lejos.

Veo en mis sueños tu bello rostro
y aun cuando nunca te escuche
siento tu voz llamándome,
conduciendo la cura de mi alma.

Vuelvo a caer por el dolor de mi sangre
que convierte mi piel en dolor,
mis lagrimas en quejido y
mi cuerpo en una herida ambulante.

Es cuando tu apareces y como un ángel
de belleza y bondad cuidas cada uno de mis pasos
hasta que sacas de mi la angustia y conviertes,
el dolor en esperanza y la soledad en oración.

























Diego Hernán Raquita
09-06-2014 Buenos Aires, Argentina

COPYRIGTH 2014.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-