sábado, 13 de julio de 2013

Letras.



Letras, palabras, versos

se esconden en mi corazón

y desde allí perpetran el plan,

ese plan que me convierte

en esclavo de sus deseos.

Deseos que llevan mi alma

hacia un paraíso propio, único,

bello y me entrega toda la paz

que me quita la maldad circundante.

Cuando logro ponerlas en papel

ese mundo hostil y perverso

las lee, las acaricia, las divulga,

pero en mí siempre vive la duda,

¿verán en ellas lo mismo que yo?,

¿sentirán al leerlas la vida, el amor,

la pena egoísta, la muerte, mi muerte

como lo hago yo?

¿Será verdad, que todos ven

en ellas algo diferente

y solo una coma,

o un acento,

hacen la diferencia?.

Cuando ese temor me alcanza,

ellas toman con poder mi cuerpo,

lo llevan de nuevo al paraíso

allí, como detrás de un muro,

siento a todo y a todos perderse

la belleza irracional de la pasión

por ellas, por las eternas letras.

Más cuando mis hermanos

disfrutan de ellas tanto como yo,

siento que mi paraíso se extiende

más allá de mi propio ser.

Entonces las letras

me convierten en

la hermosa realidad

de ser parte de ellas.


















 Diego Hernán Raquita
14-07-2013 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 2013.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-