lunes, 3 de septiembre de 2012


La lluvia y vos.



Las gotas caen y golpean,

transparentes, frías,

descontroladas, insensibles,

casi tan bellas como la vida

y tan indómitas como el amor.

                 

Otro día de lluvia gris acá,

otra noche de lágrimas rojas

caminando por las solitarias

calles de mi insensible y triste

ciudad, solo… con mi agonía.



Revelo en el amanecer

las dudas que me distraen,

que me separan de mi propia

y única verdad… no hay

un día sin tu voz en mí.



Tomo las dudas, las mezclo

en un solo movimiento con

mis rojas lagrimas, las frías gotas

mis eternas agonías, las uno y

de un solo golpe las hundo en mí.



El sol me abraza poniendo en mí

todas las caricias de tu hermosa boca

y camino. Camino sobre tus formas

inundándote de mi amor y mis

extrañas pasiones animales.



Camino dejando atrás

los dolores, las agonías,

las rojas lágrimas

todo para encontrarte

todo para tenerte.



Nubes, nuevas gotas,

lluvia, tormenta, frío.

Pero ya no importa,

ya no hay agonías,

solo esta tú alma en mí.


























Diego Hernán Raquita
03-09-2012 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 2012.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-