martes, 22 de noviembre de 2016

Ella

El mar ruge con fuerza

liberando espuma blanca
que aparece como el velo
de la noche en plena mañana.

Las gaviotas llaman

con trinos pasionales
siguiéndolos corto el viento
para llegar a su lado.

Magia blanca convirtiendo

mi pesar en alegría,
gitana calma llevando
mi alma a la eterna felicidad.

Toma mi mano

caminando juntos 
esperando el momento
en el que seremos melodía.

Creo que me soltara... 

pero es cuando me toma
con más fuerza
aplastando me contra su pecho.

Todo me abraza ahora,

el cielo, la tierra, 
la luna,
El sol, 
el camino, la pradera,

la cordillera, el lago, 

el mar,
el Edén, 
el infierno, todo es ella
Y me lo regala en libertad.


Diego Hernán Raquita