lunes, 6 de julio de 2015

Dámelo III

Perdí mi risa a los cuatro
luego perdí mis razones
una a una, sin entender
perdí lentamente mi vida.

Conocí la soledad a los cuatro
mientras una trompeta
volaba mi cabeza
llevándola hasta júpiter.

Encontré el dolor a los cuatro
llorando por una ausencia
por el primer abandono
creado por el para mi.

Comprendí la muerte a los cuatro
la soledad, la ausencia,
el abandono, el dolor,
lentamente me enseñaron a vivir.

Entonces a los cuatro escape
de todos, de mi y jamas
volví a ser un alma completa
hasta que tu voz me sacudió.

Dame ahora tu corazón
que se acuña al mio
salvando lo de si mismo
devolviendo le la vida.































Diego Hernán Raquita
06 de julio de 2015
Bs. As. Argentina derechos reservados 2015