domingo, 10 de mayo de 2015


Cayendo

Cayendo Acostado en una congelada cama
 acompañado solo por píldoras
 bañado por un frió vapor otoñal
 mi corazón divaga en el final.

 Escucho el ronquido de mi pecho
 que llama a mi alma
para que lo apague, lo lleve cerca
 de la frontera donde ya no existe dolor.

Apago mis ojos
 cierro mis oídos
 me entrego a los
 brazos del sol.

 Desde ahí arriba veo mi vida
 mis dolores mis heridas
 canto un himno a la vida
 me entrego al aire y caigo.

 Cayendo voy dejando los pesares
 olvidando tus puñales
 entregando mi sangre
 despidiendo mis ilusiones.

 Contra el suelo desparramo mis miembros
me divido en mil fragmentos
soñando con que tu amor me una
y me fundas en uno contigo.





























Diego Hernán Raquita 10-5-2015
 Buenos Aires, Argentina COPYRIGTH 2015.

- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-