jueves, 25 de abril de 2013



Poema IV


La musa vuelve me atrapa,

abraza mi alma dejándome exhausto,

toma mi corazón con su lengua,

le dicta cada letra, cada sentimiento,

convirtiendo todo mí ser en poesía.



Me despierto entre sus lágrimas,

creyendo son de tristeza,

más ella toma mis mejillas y besa,

si me besa con su alma

llenando la mía de melodía.



Se despide dejando todo su mundo

incrustado en mí, listo para crear

eso que me salva convirtiendo

mi alma en luz, mi corazón en voz

y mi cuerpo en letras sin dolor.
















  

Diego Hernán Raquita
25-04-2013 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 2012.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-