lunes, 24 de diciembre de 2012



Navidad en la plaza.



Otro banco, otra plaza, nuevas luces, otra caminata en la noche buscando

un banco oscuro en una plaza sin rejas, en Buenos Aires es navidad.

Árboles llenos de adornos, repletos de luces que no dejan

que él descanse su cuerpo, cansado del viaje diario,

de comedor en comedor, de iglesia en iglesia,



Lleva su alma a un oscuro palier de un viejo edificio de Palermo,

donde cierra sus sentidos  hasta que una patada lo echa

de nuevo a las calles en la madrugada, madrugada de navidad sin regalos,

no porque Santa lo halla olvidado, sino porque él olvido su esencia,

esa que lo hacia creer y vivir cada noche buena como una fiesta.



El sol trae consigo todo el dolor matinal de su soledad,

todo el cansancio que lo quema y lo mantiene despierto.

De pronto sobre su cabeza siente el bello sonido de un cascabel

alza su cabeza, ve el trineo y a Santa, sus ojos lloran

mientras vuela con santa a recibir su último regalo, su descansó.




































Diego Hernán Raquita
24-12-2012 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 2012.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-