domingo, 23 de septiembre de 2012


Ante ti.

Ante ti mi corazón se desmorona,
mis ojos se funden en el implacable
fulgor de tu bendita belleza.

En el paso de tu tiempo imagino
el ocaso ineludible de mi cuerpo,
incansable receptor de tu belleza.

Ante ti mi sombra refleja la ilusión
de una agónica espera por tener tú
boca susurrándome al oído.

En el cruce de tu sombra en mi día
todo se ilumina, convirtiendo mi dolor
en una desesperada huida.

Ante ti, mi vida es solo un pequeño paso
que me entrega al inmenso universo
donde tu amor me completa.

Diego Hernán Raquita
23-09-2012 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 2012.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-