jueves, 23 de agosto de 2012


Poema II.
El salto.

Apago los sonidos del mundo,
tu voz canta dulces canciones
que llenan el espacio vacío
entre tu rostro y mi rostro,
entre tu deseo y mi mundo.

Lanzo mi cuerpo hacia el sol
solo me detienen las nubes
que me devuelven al suelo
dejándome en manos del viento
que me estrella contra su vos.

Cierro los ojos y estas ahí,
tengo tu rostro grabado
en el interior de mis parpados
aun cuando realmente siempre
te deseo aquí, en mi piel..

Destruido entre mis escombros
rearmo mi imagen, es nueva,
es la misma, es mía, es única,
así armado, me enfrento a ti
siento tu amor antes de tenerlo.












Diego Hernán Raquita
07-07-2012 Buenos Aires, Argentina
COPYRIGTH 2012.- DERECHOS RESERVADOS DEL AUTOR.-