miércoles, 13 de junio de 2012


Escritor.

Miles de vidas, esperando,
sin saber como, ni con que,
sin creer, sin creerme,
mil veces morí, esperando.

Pase vidas, llorando sin saber porque,
pase muertes, tratando de entender,
de que se trataba la vida actual
la pasada y la siguiente.

Y por fin me toco este cuerpo,
tosco, enfermo muy enfermo,
más aburrido de tanta vida inútil,
de tan muerte absurda.

Este el que se entiende con las letras,
el que habla con su corazón,
el que escucha su alma,
el que ama el amor.

Treintinueve años sosteniendo la vida
y el viento no aguanto mas me elevo
por sobre el mundo y me entrego
envuelto en un hoja, bañada en tinta.

Por eso ya no espero, escribo,
aprendiendo cada segundo como,
creyendo y creyéndome
porque ya no puedo morir solo.

Millones de letras me acompañan,
y convierten mi vida en un paraíso.
 millones de versos me abrazan,
convirtiendo mi sueño en realidad.