martes, 28 de febrero de 2012

Estaré

Levantas el auricular y gritas una y otra vez
Su nombre, tu nombre, mi nombre
Más fuerte, más rápido, más agudo
Y del otro lado, la nada misma
Solo silencio, solo ternura.

Sueltas sobre la mesa el auricular
Te das vuelta y con tus ojos mas turbios
Me miras, me derretís, me haces temer
Temer que algún día esa mirada
No sea para mí, sea para mi recuerdo.

Ya no gritas, tu voz no sale
Aunque intentas decirme algo
Yo te entiendo, te respondo
Y te abrazo con el alma
Para que sepas que siempre estaré ahí.