viernes, 27 de enero de 2012

Mis manos

Mis manos de apoco
vuelven a ser las de antes
las mias, las que escriben
no las destruidas, lastimadas

Heridas de herrero
golpes de albañil
escaras de volanteo
dolor y mugre sin cesar

ahora cuando tomo la pluma
los dedos no sangran
las yemas no duelen
es un placer escribir ahora

entonces porque volver a trabajar
perder el placer al sostener la pluma
de sentir las caricias de mis letras
y el amor echo poema...